Si en una clase el profesor/a se apoya en un Power Point, saca los tomates y lánzalos con todas tus energías hacia el culpable de esa aberración pedagógica

Quizá suene exagerado, pero ese pensamiento es algo que he sentido muchas veces cuando, en mitad de una clase, presentación o conferencia, el autor de la misma se apoya en una presentación en Power Point o similar.

No se pueden pedir peras al olmo y en este sentido el software parido por Microsoft o cualquiera otro similar son pésimos, ya sea por la tendencia que tiene quien se apoya en ellos en acabar repitiendo como un loro lo que uno puede leer sin necesidad de escuchar a quien habla, por el escaso atractivo visual de las presentaciones, o porque sencillamente son herramientas típicas y tópicas que se reclaman cuando alguien alardea de dominar las TIC en la educación o transmisión de conocimientos y no se tiene ni puñetera idea.

political-pictures-death-powerpoint

Aún recuerdo, concretamente en una asignatura de prehistoria, cuando una becaria que substituía al profesor titular se tiró toda una clase de hora y media con su dichoso Power Point, repitiendo, palabra por palabra, sílaba a sílaba, lo que ya todos y todas en el aula leíamos a sus espaldas. Recuerdo también lo tedioso que resultaba ver imágenes y una especie de línea temporal que casi no se podía leer ni entender. En síntesis, mucho esfuerzo puesto en algo que, más que servir como herramienta de apoyo, lastraba la transmisión de conocimientos.

Pasaron los años y, allá por el año 2013, me tocó hacer lo mismo que a esa becaria. Yo era entonces el becario en la UAB, e igualmente debía de sustituir a un profesor en unas clases por ausencia temporal del mismo. Me tocaba hacer una explicación de la cultura política insurreccional española a lo largo del s.XIX, y la sugerencia que recibí de compañeros fue que hiciese un Power Point o similar para apoyarme en las explicaciones. Por dignidad y experiencias pasadas no seguí ese consejo y empecé a investigar en la red de redes, y así fue como encontré una servicio web turco que, basándose en el concepto de una cronología, ofrecía algo más robusto y acorde con nuestro tiempos: “Line.do“.

Captura de pantalla_2016-08-08_11-16-03

No es un servicio perfecto y desde que lo utilicé ha perdido funcionalidades, ya que antes se podía cambiar la visualización con un solo click, pasando de la vista vertical por defecto a otra horizontal bastante bonita, sin embargo, esta última daba ciertos problemas de visualización, lo que supongo ha motivado su desaparición aunque, si miramos la url veremos que pone “vertical”, pero si lo cambiamos por “horizontal”, curiosamente aparece dicha funcionalidad. Tampoco me gusta que sea un servicio privativo o que entre las entradas de la linea del tiempo inserten anuncios (tal y como hace wordpress.com en el servicio gratuito), pero son males menores en comparación a utilizar un Power Point.

Las ventajas del servicio en comparación con dicho programario maldito son varias: al ser una aplicación web no se depende de ningún sistema operativo particular, es un servicio gratuito, su edición es bastante fácil si se está acostumbrado a programas como blogger o wordpress, la inserción de vídeos o imágenes es igualmente fácil y, finalmente, está adaptado a compartirse en diferentes medios sociales como Facebook o Twitter, o ser insertado como código html en otra página para que pueda ser consultado.

Al alumnado le comenté que gran parte de los apuntes de clase estaban en dicha línea temporal, lo que me permitió entrar más en debates sobre la cuestión que en explicaciones magistrales. El uso que se puede hacer de vídeos también me ayudó a transmitir en mitad de las explicaciones dadas, así que, frente al consejo de utilizar un Power Point, en determinadas situaciones, Line.do lo hace bastante mejor.

Una aplicación muy recomendable. La valoro con un 7 sobre 10.

Si quieres consultar la linea del tiempo que realicé, la encontrarás en los siguientes enlace (están en catalán): Versión en vertical / Versión en horizontal

Escrito por Fran Fernández

Francisco Fernández Gómez. Doctor en Historia, investigador y docente. Apasionado de la historia social, los estudios sobre nacionalización, las nuevas tecnologías y la confrontación de pareceres.

One comment

  1. Para complementar la información aportada. El software Line.do en versión horizontal daba y sigue dando problemas en formatos como teléfonos inteligentes. Seguramente por eso aparece oculta.

    Existe, aunque sólo esté en turco, una aplicación para celulares, pero esta no vale de momento la pena, ya que la visualización de los contenidos es igualmente buena en teléfonos, siempre y cuando la vista sea en vertical.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s