Anarquismo Democracia Fuentes Primarias Guerra civil Española

El Decreto de Colectivizaciones [Reseña]

Reseña del Decreto de Colectivizaciones y control obrero de octubre de 1936. Reproducción facsímil de Editorial Descontrol en catalán, castellano y francés, comentada por Agustín Guillamón

Justo 85 años después de la promulgación del Decreto de colectivizaciones y control obrero sale a la luz este libro de Descontrol, que reproduce en edición facsímil la imponente publicación de ese Decreto, en tres lenguas: castellano, catalán y francés, por la Consejería de Economía de la Generalidad de Cataluña en 1936, con una magnífica portada en color.

Portada de «Decret de Col·lectivitzacions» editado por Descontrol. Edición comentada por Agustín Guillamón.

El Decreto fue promulgado el 24 de octubre de 1936, el mismo día que el Decreto de militarización de las Milicias. Ese Decreto era, para muchos, la culminación y legalización del proceso revolucionario abierto con la victoria de la insurrección del 10 y 20 de julio de 1936, que no sólo derrotó al golpe militar y fascista en media España, sino que en Cataluña y Valencia inició una magnífica y profunda revolución social. Sin embargo, para otros, era el fin de las espontáneas expropiaciones iniciadas en julio de 1936 y el principio de su encauzamiento y domesticación.

Ya era hora que se editara, en edición facsímil, este documento olvidado en archivos y hemerotecas, que es sin duda alguna uno de los más importantes de la revolución de 1936.

El historiador Agustín Guillamón, como anexo del Decreto, aporta un estudio y unos comentarios que sitúan el contexto histórico en el que se produjo la redacción y promulgación de este documento histórico.

Más interesante aún es el hecho de que Joan Pau Fábregas fue cesado del Gobierno de la Generalidad el 17 de diciembre de 1936, razón por la cual el Decreto fue finalmente desarrollado y moldeado por Tarradellas, quien en enero de 1937 lanzó una batería de 58 decretos y dos órdenes de carácter financiero y fiscal. Tal ofensiva legislativa convertía las colectivizaciones en un capitalismo sindical planificado por la Generalidad. En cuanto el Gobierno imponía un interventor, la empresa pasaba a estar bajo control de la Generalidad.

Cualquier empresa colectivizada rebelde o díscola se sometía sin remedio en cuanto el Gobierno le cerraba el grifo de la financiación o de las divisas, ya que ni podía pagar salarios ni comprar materias primas.

Nos cuenta Guillamón que en la primavera de 1937 se dio una lucha, empresa a empresa, entre los trabajadores revolucionarios de Barcelona y el gobierno de la Generalidad. Una lucha por la socialización y contra la colectivización. En unas asambleas de fábrica, rodeadas por la policía, se votaba la socialización de las empresas.

La colectivización suponía, en la práctica, la sumisión de las empresas a la Generalidad. La socialización implicaba el control de las empresas de un ramo de la producción por el sindicato de industria de la CNT, de forma totalmente autónoma e independiente. Colectivización versus socialización.

El libro termina con una significativa biografía de Joan Pau Fábregas, el Consejero de Economía, cenetista y economista, que coordinó, firmó y promulgó el Decreto de Colectivizaciones.

Este libro se suma al sobresaliente esfuerzo de la Editorial Descontrol por facilitar al lector una serie de textos originales fundamentales de la guerra civil, como son las diversas obras originales de Ricardo Sanz, Joan Pau Fábregas, Abad de Santillán, Félix Carrasquer, los Amigos de Durruti, etcétera.

Balance, cuadernos de historia

1 comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: