Llama la atención que la figura de Benito Pabón y Suárez de Urbina (Sevilla, 1895 – Panamá, 1958) apenas haya despertado el interés de la historiografía. Y es que la apasionante vida de este militante de la CNT, abogado laboralista y político, bien merece ser escrita en forma de amplia biografía o de guión de cine: defensor de los encausados de Casas Viejas (1933);  diputado en Cortes tras las elecciones de febrero de 1936; organizador y miliciano de la columna rojinegra Águilas de la Libertad durante la guerra de España; Secretario general del Consejo de Defensa de Aragón; perseguido por agentes de Stalin a causa de su participación en el proceso contra el POUM tras los Hechos de Mayo de 1937; exiliado en Francia y Filipinas, donde los japoneses lo tuvieron encerrado en una jaula de bambú; etc.

   Natural de Villanueva del Río, era hijo del abogado Benito Pabón Galindo y María Teresa Suárez de Urbina Cañaveral. Junto con sus tres hermanas y tres hermanos conformaban una familia tradicionalista, a caballo entre el integrismo católico de El Siglo Futuro y el carlismo de El Correo Español, los dos periódicos que se leían en el hogar. Estudió en el colegio de San Luis Gonzaga y comenzó el bachillerato con los jesuitas del Puerto de Santa María, pasando después al Instituto de Sevilla, donde en 1910 concluyó su formación secundaria. Empezó Derecho en Salamanca,  regresando a Sevilla al año siguiente, donde se licenció en 1915.

18741914_10209030108177983_1733783416_n
Fotografiado en Sevilla tras un discurso en honor a Sto. Tomás. Fuente: La Hormiga de Oro, 1915.

   Sensibilizado con los temas sociales, ejerció como abogado laboralista en Granada, Zaragoza y Madrid, acudiendo allá donde se le requiriera, a menudo defendiendo a trabajadores y campesinos de la CNT en épocas de huelgas y levantamientos: a los campesinos de Sevilla (mayo de 1932); a siete encausados por los sucesos de Casas Viejas (enero de 1933); o a más de un centenar  de procesados en Consejo de guerra por los hechos revolucionarios acontecidos en Villaviciosa de Córdoba (octubre de 1934). Otras veces profesión y militancia se confunden; tal es el caso de su detención en Benalmádena (octubre de 1931) durante una huelga general convocada en Granada, a cuyos sindicatos en conflicto representaba[1]; de su encarcelamiento, un año después, por unas declaraciones hechas durante un mitin en Málaga, hecho que originó una protesta en forma de paro general durante 72 horas en Granada[2] que, finalmente, concluyó con su liberación; o, una vez más, de su reclusión en la Cárcel Provincial de Granada[3] (mayo de 1933).

18813929_10209073612985576_998611682934000103_n
Imágenes de los 121 encausados y su juicio por los sucesos de Villaviciosa de Córdoba. Fuente: Heraldo de Madrid, 24-8-1935; p.14.

   También durante la II República, fue habitual encontrarlo en actos y mítines. En agosto de 1932 participó, con Vicente Valero, Ballester y Miguel González, en el mitin nacional que la CNT realizó en Sevilla. Y en noviembre dio una conferencia, en un local del Partido Social Revolucionario de Granada, titulada La juventud frente a la guerra imperialista[4]. Al cabo de un año intervino en un gran mitin anti electoral en la Monumental de Barcelona, organizado por la FAI y la Regional catalana de la CNT, junto a Germinal Esgleas, Valeriano Orobón Fernández, Josep Corbella, Domingo Germinal y Buenaventura Durruti. Y en abril de 1934  hizo lo propio en una concentración pro amnistía en el cine Europa de Madrid, adonde acudió como miembro de la Regional andaluza de la CNT.

   En ocasiones se ha relacionado a Pabón con el treintismo, lo cual es más que dudoso; su nombre no aparece en ningún manifiesto del movimiento, ni tampoco como colaborador en su prensa —Cultura LibertariaSindicalismo-. Eulàlia Vega, autora de varios trabajos sobre el treintismo, sostiene que Pabón no participó de dicho movimiento[5]. Sí se sumará, como veremos más abajo, al proyecto del Partido Sindicalista (PS), algunos de cuyos afiliados procedían del treintismo y de los Sindicatos de oposición de la CNT.

Desde 1932 podemos encontrar artículos de Pabón en periódicos como CNT y La Tierra. Desde las páginas de este último mantuvo una intensa polémica con José Antonio Balbontín a comienzos de 1933 en torno a la revolución bolchevique, donde se declara anarquista y critica el desviacionismo comunista de Balbontín.

   Es probable que durante 1935, con un CNT a la baja desde 1933 y una represión acrecentada desde los sucesos  revolucionarios de Octubre, se produjera un acercamiento  de Pabón a la vía política. En mayo habló en un mitin pro presos en el cine Europa de Madrid, en representación –según algunos diarios madrileños[6] del partido Izquierda Radical Socialista. Y en noviembre acordó su intervención a un mitin de la Federación Nacional de Trabajadores de la Tierra (UGT) en Torrenueva (Ciudad Real), aunque al final no pudo asistir[7]. Otros autores, como Bolloten o Pepe Gutiérrez-Álvarez, lo relacionan con el Partido Republicano Federal de Eduardo Barriobero[8], lo cual no es nada descabellado si tenemos en cuenta que pestañistas y federales actuaron conjuntamente durante la segunda mitad de 1935. Tanto fue así, que ambos partidos se plantearon su fusión, siendo desechada en votación del Pleno nacional del PS acontecido en enero 1936, que prefirió sumarse de forma independiente a la coalición del Frente Popular.

Sea como fuere, lo cierto es que se presentó por Zaragoza capital en las listas del Frente Popular a las elecciones de febrero de 1936 como candidato independiente[9]. Según Ángel Mª de Lera, biógrafo de Ángel Pestaña y militante del PS, Pabón estaba afiliado a su partido en secreto[10]. Así, habría desplazado a Pestaña de la candidatura por Zaragoza tras entrevistarse con Juan Simeón Vidarte[11] (representante del PSOE en el Frente Popular),  para recabar el voto anarcosindicalista de la capital; si se hubiera conocido su militancia, o si se hubiera presentado Pestaña –menos popular que Pabón entre los confederales- es probable que no hubieran logrado representación. La mayoría de autores que tratan el tema (César M. Lorenzo, Miguel Íñiguez, entro otros) dan por cierta su afiliación[12]. Unos pocos  (Tuñón de Lara, Comín Colomer) sostienen, erróneamente, que el sevillano nunca perteneció al PS[13] . Y Bolloten, ahondando en lo dicho más arriba, afirma que aún se encontraba en las filas del Partido Republicano Federal cuando se presentó a las elecciones, ingresando después en el pestañismo.

   Existen menciones en la prensa de la época, y alusiones de políticos como Ángel Ossorio y Gallardo o Niceto Alcalá-Zamora que, en sus memorias, se refieren a Pabón como El Diputado anarquista. En declaraciones suyas publicadas en El Heraldo de Madrid (30-1-1936; p. 4) el diario explica que se presentaba a las elecciones “manteniendo su ideología, que es la que propugna la CNT; aunque no pertenece a sus cuadros sindicales.” Poco después, en Ahora (13-2-1936; p. 18) se lee que “los votos de los sindicalistas pueden ser decisivos [en las elecciones]” y que Pabón, a pesar de ser independiente, “es el candidato oficioso de la CNT.” A pesar de que desde las páginas de Solidaridad Obrera (8-2-1936; p.5) se criticara directamente la candidatura de Pabón y se promoviera oficialmente la abstención (v. titulares de Solidaridad Obrera de 17-12-1935; y 8 y 12-2-1936), en la Federación Local de Zaragoza –y también en la Regional asturiana, cada cual con sus particularidades-  se mantuvo una actitud más laxa[14]. César M. Lorenzo llega a afirmar que su padre, el entonces Secretario del Comité nacional, Horacio M. Prieto, aseguró a Pabón que la CNT no se opondría a su candidatura en la capital aragonesa. Más adelante se arrepintió al saber que Benito Pabón se había afiliado de forma secreta al PS y no le perdonó nunca que no se lo hubiese dicho en ese momento; si hubiese conocido su afiliación no le hubiera dado su apoyo ya que no simpatizaba con Pestaña ni con su partido[15].

Si esto sucedía entre los órganos de la anarcosindical, para sus bases hay que tener en cuenta que una parte desobedecía las orientaciones anti electorales, bien por intereses tácticos puntuales, bien por pertenecer a la CNT por consideraciones utilitarias y profesionales, sin asumir el anarquismo como ideal, o bien –en la línea del pestañismo- por creer que el activismo político y la intervención en la esfera institucional no incumbían a la CNT[16].

Todo ello puede explicar que Pabón fuera elegido diputado con 44.545 votos, quedando sólo por detrás de Mariano Joven Hernández (Izquierda Republicana). Tomó posesión del cargo en abril (credencial nº 19), sentándose en el escaño que había ocupado Miguel Maura durante la legislatura anterior. Curiosamente, su hermano Jesús revalidó en esos comicios su acta de diputado por la CEDA en Sevilla capital.

Como muestra de sus actuaciones parlamentarias anteriores a la guerra, se puede destacar:

  •  El 7 de abril intervino en la polémica discusión en torno a la destitución de Alcalá-Zamora como Presidente de la República. A pesar de conocer bien la Ley, fueron motivos ideológicos los que inclinaron su voto en favor de su cese:

Si hubiéramos tenido en cuenta las razones jurídicas que aquí se han dado, yo hubiera tenido que votar en contra de la proposición, pero precisamente porque se trata  de destituir al Presidente de la República española, que en los dos años anteriores presidió una política contraria a todo aquello que es mi deseo ver implantado en España, sencillamente por eso y porque en esta votación se vienen abajo dos cosas: esa magistratura y el respeto al formulismo y a la letra de la Ley, porque obro en consecuencia de un ideal, he votado en favor de esta Proposición.”[17]

  • El 15 de abril votó una moción de confianza en favor del Gobierno del Frente Popular y se manifestó contrario a los motines y la violencia, medios no válidos para lograr avances beneficiosos.[18]
  • El 16 de junio acusó a Gil Robles y a Calvo Sotelo de defender los intereses de los responsables de mantener a 600.000 parados en tal situación, teniendo éstos razones, pues, para rebelarse contra el Estado y la sociedad, que no les permitían vivir.[19]
  • El 3 de julio de 1936 replicó a Ángel Galarza en relación con la Ley de amnistía de Presos político-sociales, argumentando contra la interpretación dada a la Ley de vagos y maleantes:

El concepto que se ha tenido en España respecto a la amnistía respondía a la realidad jurídica de no existir la Ley de Vagos y Maleantes, que es una pena en la realidad, porque las cosas son como son y no como las queramos llamar, y aunque nosotros nos empeñamos en decir que la prisión que están sufriendo estos declarados peligrosos sociales no es una pena, que vayan a preguntarles esto a ellos o a sus hijos si no constituye una verdadera pena y un castigo lo que están sufriendo en la realidad. Pero si no hubiera una razón jurídica para lo que pretendo habría una razón práctica: la de querer dar cumplimiento a una promesa de pacto electoral.”[20]

  • En el ámbito provincial, intervino en favor de los damnificados por las inundaciones acaecidas en algunos pueblos de Zaragoza.

p

   A finales de mayo de 1936, Pabón hizo gestiones para el Comité nacional de la CNT, constituido provisionalmente en Madrid tras su traslado desde Zaragoza, tratando y negociando con ministerios y el Gobierno del Frente Popular.[21]

   Cuando se dio el golpe de Estado de julio de 1936, el diputado se encontraba en Madrid, donde realizó una importante labor en la reorganización jurídica de la capital en aquellos convulsos días. Además, junto con los diputados Mariano Joven y Eduardo Castillo, intentó conseguir armas para destinarlas a Zaragoza; pero el triunfo del golpe en la capital aragonesa no pudo pararse[22].

(Continuará)

Vía https://partidosindicalista.wordpress.com/

Citas:
[1] “La agitación social en Andalucía. El quinto día de huelga general en Granada transcurrió sin incidentes”; en Ahora, 17-10-1931, Madrid; p.10.
[2] “Huelga general en Granada”; en La Época, 3-11-1932, Madrid; p.2.
[3] “Se ha detenido en Granada a varios sindicalistas, entre ellos a Benito Pabón”; en La Tierra, 13-5-1933, Madrid; pp. 2 y 4.
[4] “Desde Granada. Una interesante conferencia de Benito Pabón”; en La Tierra, 23-11-1932, Madrid; p.2.
[5] Consulta personal hecha a la autora de  Entre revolució i reforma. La CNT a Catalunya (1930-1936) Pagès Editors, Lleida, 2004; y  Anarquistas y Sindicalistas durante la Segunda República: La CNT y los sindicatos de oposición en el País Valenciano. Ed. Alfons el Magnànim, Valencia, 1987.
[6] “En pro de la amnistía. Las izquierdas inician con un mitin, que se celebrará el próximo domingo, una campaña nacional”; en El Sol, 24-5-1935, Madrid; p. 5. En otros anuncios en prensa del mitin se le presenta simplemente como abogado. Es posible que sea un error.
[7] “Mitin de la Federación Nacional de Trabajadores de la Tierra”; en El Sol, 23-11-1935, Madrid; p. 8. Existe una errata en la noticia cuando se explican las intervenciones: “No pudiendo hacerlo [asistir] el diputado socialista Benito Pabón por no llegar a tiempo.” La cita –como la anterior- es bastante difusa.
[8] Bolloten, Burnett (2015 [1989]): La Guerra Civil española: Revolución y contrarrevolución. Alianza Editorial, Madrid; p. 773.
 Gutiérrez-Álvarez, Pepe: “Benito Pabón, el abogado de los obreros de la CNT” ; en alasbarricadas.org y kaos en la Red (consultado el 27-5-2017)
[9] Así aparece en la ficha del Archivo Histórico del Congreso de los Diputados.
[10] De Lera, Ángel Mª (1978): Ángel Pestaña. Retrato de un anarquista. Ed. Argos Vergara, Barcelona; pág. 322.
[11] Esta es la versión dada por Natividad Adalia, ferroviario madrileño afiliado al PS, en las páginas de El Sindicalista, 29-2-1936. En Santos Santos, Mª Cruz (2003): Ángel Pestaña “Caballero de la Triste Figura”; Editorial Académica Española, Saarbrücken (Alemania); p. 421.
[12] Es la postura de Martínez Lorenzo, César (1969): Los anarquistas españoles y el poder. Ed. Ruedo Ibérico, París; pp. 55 y 121.
También Íñiguez, Miguel (2008): Enciclopedia histórica del anarquismo español (tomo II). Asociación Isaac Puente, Vitoria; p. 1255.
[13] Tuñón de Lara, Manuel (1976): La II República [vol. 2]. Siglo XXI de España; p. 145.
Comín Colomer, Eduardo (1967). Historia del Partido Comunista de España (vol. III) Editora Nacional, Madrid; p. 170.
[14] Villa García, Roberto: “«Obreros no votéis». La CNT y el Frente Popular en las elecciones de 1936”; en  Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, nº 13, 2014; p. 177 y 178 (nota 15).
[15] “Después de ser elegido (diputado de la izquierda “independiente”) se descubrió que ya se había afiliado en secreto al Partido Sindicalista […]. De haberlo sabido, Prieto le habría desestimado la demanda, pero como además le había mentido descaradamente, su hostilidad hacia dicho partido […] no haría más que aumentar”; en Martínez Lorenzo, César (2015): Horacio Prieto, mi padre. Ikusager Ediciones, Colección Memoria de libertad, nº 10, Vitoria; p. 87.
[16] Villa García, Roberto: “«Obreros no votéis…; pp. 174-175.
[17] Diario de Sesiones de Cortes, Congreso de los Diputados, 7-4-1936, vol. I, nº 15; p. 270; en Peláez, Manuel J.: “El diputado anarquista…; p. 112.
[18] “Final de sesión de la cámara”; en El Sol, 16-4-1936, Madrid; p. 5.
[19] “La sesión de ayer en la Cámara. El sr. Pabón”; en El Sol, 17-6-1936, Madrid; p. 4.
[20] Diario de Sesiones de Cortes, Congreso de los Diputados, 3-7-1936, vol. I, nº 56; p. 1880; en Ezquerra, Alberto: “Benito Pabón. El diputado anarquista”; en El Agitador. Una publicación de Bajoaragonesa de agitación y propaganda, 18-6-2014 (consultado el 30-5-2017).
[21] Díez Torre, Alejandro R.: “Proyecto y guía regional del primer presidente del Consejo de Aragón” [prólogo]; en Ascaso, Joaquín (2006): Memorias (1936-1938). Hacia un nuevo Aragón. Prensas Universitarias de Zaragoza, Larumbe Clásicos Aragoneses nº 42, Zaragoza; pp. XXII y XXIII. 
[22] Sierra, Gabriela; y  Gracia, Francisco (2012): Zaragoza en el Congreso de los Diputados. Parlamentarios durante la Segunda República. Ed. Institución «Fernando el Católico» (C.S.I.C.), Diputación de Zaragoza, Zaragoza; p. 33.

Escrito por Sergio Giménez

Ldo. en Historia y estudiante de Trabajo Social. Interesado en federalismo, treintismo y el Partido Sindicalista de Ángel Pestaña. También en historia local balear.

4 comentarios

  1. En mi investigación de tesis doctoral, aparece con cierta frecuencia, no solo como abogado, sino como militante, siendo uno de los oradores habituales, junto a Francisco Maroto, José Alcántara, Zarco y Francisco Crespo. La visita que hace Montseny a Granada, que coincide con la Sanjurjada, que fue fuerte en Granada y hubo combates y muertes, se le describe como alguien generoso, comprometido, inteligente y muy culto. Montseny se quedó en la casa de Francisco Crespo, y conoció a mucha gente, entre ellos a Maroto y a los que murieron en esos días: Donato y Cañete (padre). Pudo conocer a muchos de ellos porque asistió a un Pleno Local celebrado poco antes del golpe donde hubo un debate entre anarquistas y posibilistas. Montseny asegura que hubo mucho respeto entre ambas partes, mientras que Maroto o Crespo eran parte del sector libertario, Pabón estuvo entre los posibilistas. Del que no hay que confundirse: los posibilistas se sentían también anarquistas.

    Durante la Sanjurjada se le señaló, junto a Maroto, como los promotores de la resistencia anarquista contra el golpe militar; los desórdenes públicos preocupaba más a las autoridades que unos militares tomando el país.

    En el entierro de Donato y Cañete, los dos cenetistas que murieron durante la Sanjurjada, hablaron Francisco Maroto del Ojo, Federica Montseny y Benito Pabón.

    Pabón por ejemplo estuvo en el mitin que se realizó en Motril, organizado por gente de la UGT que se estaba replanteando su estrategia, y llamaron a la CNT. Viajaron a la costa Maroto, Crespo y Pabón. Aunque hubo alguna resistencia de los dirigentes socialistas, al final hablaron, animados por las masas de trabajadores que acudieron. Tuvo tanto éxito que se afiliaron en bloque, la UGT prácticamente quedó desaparecida, salvo por sus dirigentes más activos, y con polémica, porque hasta el alcalde, un persojanazo, Narciso González Cervera, simpatizó, sin abandonar el socialismo más radical, con el anarcosindicalismo. Antes de ese mitin la CNT solo contaba con un sindicato de carpinteros de unos 200 integrantes. Tras aquello entraron unas tres mil personas, según se afirma.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s