El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En un plácido día de inicios del siglo XX, Albert Libertad, un activista anarcoindividualista, se acercó a un concurrido grupo de obreros recién salidos de la fábrica, los cuales corrían directos a comprar prensa.

Se acercó al quiosco, con la esperanza de comprobar que comprarían prensa revolucionaria, éstos, sin embargo, le decepcionaron, puesto que leían:

‘Le Sport’, ‘Le Vélo’, ‘Les Courses’, ‘París-Vélo’ y veinte más, he aquí que lee el oprimido, he aquí la alarma de rebelión que resuena en sus oídos. (…) Que estos señores, los esclavos, quieren juguetes, pues sea: los emperadores construían circos, la reina de España está presente en cada nueva corrida, y su excelencia Felisque [Felix Faure] preside el Gran Premio. Los romanos, los españoles, los franceses le hacen otro agujero al cinturón y se acuestan felices y contentos (texto)

IM_premsaesportivaINT

En cualquier caso, como el mismo Libertad reconocía:

no os fiéis, sin embargo; bajo la engañosa calma del mar, bulle una tormenta. ¿Quién sabe? ¿Quien sabe si, bajo esta aparente tranquilidad, el pueblo, vuestro gran proveedor, no os prepara la última sopa? (texto).

Escrito por Fran Fernández

Francisco Fernández Gómez. Doctor en Historia, investigador y docente. Apasionado de la historia social, los estudios sobre nacionalización, las nuevas tecnologías y la confrontación de pareceres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s