[…] La FAI, unas siglas que infunden terror en el corazón de la mayoría de los españoles, si “despiadado” es el adjetivo adecuado para la UGT, “sanguinario” no basta para describir a la FAI […] si pertenecer a cualquiera de ellas justifica la vehemente sospecha de criminalidad la pertenencia a la FAI lo corrobora […] (1)

– Arnold Lunn 

Este es un ejemplo de la tremenda hostilidad con que los periodistas simpatizantes del levantamiento crearon una imagen de la FAI como génesis y epicentro de un absurdo torbellino de violencia y conspiraciones. Como ha señalado Stuart Christie(2) las ideas generalizadas acerca de la Federación están muy mediatizadas por las obras de marxistas y liberales que siguen contando con el respaldo de la convicción ideológica, sin contar con la precisa investigación social, lo que deforma totalmente tanto el concepto general como el relato de los hechos, aunque algunos lo hicieron por simple convicción o pesebrismo político, otros cumplieron -y cumplen aun hoy- la misión de falsificar y acomodar los hechos a sus intereses, así que vayamos a los hechos.

de-i-a-d-garcc3ada-vivan.jpg
De izquierda a derecha: García Vivancos, García Oliver, Louis Lecoin, Pierre Odéon, Francisco Ascaso y Buenaventura Durruti (Poble Espanyol. Montjuïc. Barcelona, mayo de 1931)

La FAI fue creada formalmente durante los días 26 y 26 de 1927 en Valencia por un par de decenas de delegados locales y regionales, desde el punto de vista doctrinal conviene recordar que se aglutinó en torno a El Productor de Blanes, creado y dirigido por el núcleo de Manuel Buenacasa; cuya línea ideológica tenía concomitancias con otro periódico esencial en esta historia: La Protesta, órgano de la Federación Obrera de la Región Argentina (FORA) donde escribían López Arango y Abad de Santillán, padres intelectuales de la llamada “trabazón” y partidarios de un anarquismo intransigente frente a la penetración comunista en los sindicatos. La trabazón consistía en la participación directa en determinados aspectos de la lucha, tales como los comités pro-presos o los cuadros de defensa(3), es decir se repetía el esquema de la Alianza Democrática Socialista con la I internacional.

El Comunismo Libertario del movimiento obrero argentino sirvió de inspiración a unos cuadros decepcionados con la ‘pasividad’ de la debilitada CNT durante la dictadura, cuyos ‘líderes’ intentaban restaurar una cierta legalidad y autonomía sindical frente a los mecanismos acordados en las reuniones clandestinas por los grupos de afinidad, donde prevalecían las tesis de la acción directa además de enfocar todo el interés en derrocar el régimen de Primo de Rivera. El estado de excepción en que vivía la CNT en ese tiempo contribuyó a exasperar el debate(4) que culminaría en 1931 con la ofensiva treintista que llegó a desarticular a la CNT más puramente sindicalista observada como un cuerpo extraño, un híbrido(5) por los sectores más volcados en la insurrección y la gimnasia revolucionaria.

recorte_portada_solidaridad_obrera_14-4-1931.jpg

García Oliver en sus memorias narra como a sus salida de la cárcel de Burgos se hacía evidente cierto entusiasmo cenetista ante la llegada de la República, con un sindicato en cuyas posiciones clave se encuentran los veteranos partidarios de prolongar la “moción política” de 1922 y que comenzaba a ser apreciada por sus correligionarios como una traición a los principios establecidos en 1919 en el Congreso del Teatro de la Comedia. Como contrapartida, el germen de la oposición al reformismo, que encarna la postura de la FAI está cercano a convertirse en la vanguardia de la Revolución, alcanzando su momento álgido con insurrecciones como las de el Alto Llobregat, Fígols o Cardoner que les otorgaron gran fama y admiración entre unas masas expectantes tras la desastrosa actuación de los primeros pasos de la República que reafirmaban a los sectores más radicales con una represión como las ejercidas en Sevilla, Arnedo, Castiblanco o Casas Viejas y la delicuescente respuesta confederal.

Sucesos revolucionarios Alto Llobregat.Cuerda de presos. Mundo gráfico. 26.01.1932

Pero desde la CNT las inquietudes iban por otros derroteros, tras los años en blanco de la dictadura se quería mantener el estatus y utilizarlo como plataforma de tipo más sindical que revolucionaria y la impaciencia de los grupos les llevó en su senda insurreccional, continuaron utilizando la acción directa. El manifiesto treintista vino a ser la espoleta que activó toda la frustración acumulada de unos y otros, su proclamación, encabezada por significativos militantes como Juan Peiró, Ángel Pestaña o Progreso Alfarache, conllevó la expulsión de Solidaridad Obrera de sus redactores y las sanciones a los militantes que mostraron simpatías o apoyo acusándolos de desviacionismo como fue el caso de Manuel Sirvent y cuyo testimonio es esclarecedor al respecto(6): La FAI como inquisición revolucionaria (ergo contraria al espíritu ácrata más básico) había llegado para quedarse. La primera expulsión importante fue la de la federación de sindicatos de Sabadell que, aunque mostraban su indignación contra la mediatización en la CNT, escondía un trasfondo económico(7) . En 1932 se expulsan a sindicatos enteros con miles de afiliados, éstos se refugiaron en una federación desde la que lanzaban duras campañas contra los faístas. En 1934, la creación del Partido Sindicalista por Pestaña dio la razón a los ortodoxos al aceptar la lucha política inasumible para las concepciones anarquistas(8).

Revolución_de_enero_de_1933.png
Principales zonas en donde se manifestó la Insurrección Anarquista de enero de 1933

Pero ¿quiénes eran la FAI? ¿Dónde estaba aquella aterradora organización que impelía al proletariado hacia la revolución social? ¿Había alguna cabeza visible cuyo liderazgo pudiese competir con el prestigio de los herederos de Seguí? La respuesta es claramente no, el grupo Nosotros de Durruti, Ascaso y García Oliver no militó hasta años después y en 1931 claramente cae el mito del supuesto control de la CNT por los faístas al ser elegido Ángel Pestaña secretario general de la Confederación, con lo que la manida tesis de la “liquidación reformista” pierde toda credibilidad(9), en realidad la primera vez que alguien se manifestó como portavoz de la FAI fue Diego Abad de Santillán en la celebérrima reunión con Companys tras las primeras luchas de julio del ‘36.

El axioma historiográfico del “monstruo” cojea ostensiblemente cuando se conocen las visicitudes en que la FAI echaba a andar; Juan Manuel Molina –Juanel– llegó del exilio en 1930 con la misión de ocupar la secretaría y él mismo revela las míseras condiciones en las que se trabajaba, sin siquiera contar con una máquina de escribir (10) tal era la situación en que trataba de desarrollar su actividad aquel “temible coloso”, lo que hace aún más increíble el aceptar que en tales condiciones fuese capaz de atestar el golpe necesario para hacerse con una CNT -esta sí- omnipresente, hegemónica y con todos los medios que la clandestinidad no había conseguido frenar, a pesar de tener sus cuadros semidesmantelados; la Confederación velaba sus armas en silencio esperando la ocasión propicia, los grupos de afinidad por el contrario sí se mantuvieron activos durante los años de Primo de Rivera, lo que les granjeó las simpatías proletarias y dio carta de combatividad, sobre todo entre los militantes más jóvenes.

Al hilo de esto José Peirats recalca el ímpetu y la juventud -e inexperiencia- de sus miembros y García Oliver formula una curiosa y atractiva teoría: la base de la FAI se constituía del sector más pro-revolucionario y joven, aunque carecieran del carnet, rebelados contra la línea ideológica impuesta al sindicato por los ‘viejos militantes’, convirtiéndola en un trasunto de bolsa de promesas -la FAI- frente al anquilosado concepto de revolución “poco a poco” de sus mayores -la CNT- (11). Una de las aspiraciones era la eliminación de los “viejos sindicalistas” y fomentar una mentalidad de combate en los militantes por medio de su “gimnasia revolucionaria”; su primera demostración de fuerza -o puesta en escena- fue el mitin del 1º de mayo de 1931, recién estrenada la República, en que los anarquistas barceloneses se reunieron bajo banderas con el lema “Fiesta de la gimnasia revolucionaria made in García Oliver” junto el Arco del Triunfo, a doscientos metros del Bellas Artes, donde realizaba su acto la CNT, una manifestación que finalizó en un tiroteo en la plaza Sant Jaume con las fuerzas del orden y García Oliver en el balcón de la Generalitat llamando al cese del fuego (12), un acto que marcaría el rumbo de esta nueva FAI. Los atentados serían sustituidos a partir de ese momento por la lucha de calle, siempre bajo el signo de la pistola obrera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ciertamente cabe una mirada de sorprendida ante este contraste, sobre todo cuando ésta se lanza a las “cúpulas”, frente al sindicalismo cenetista se oponía el “anarquismo puro de la FAI”. Hasta aquí se puede llegar, para lanzar afirmaciones sobre una actuación homogénea es necesario un mayor y amplio estudio, se precisa de nuevas capas de investigación y no ceñirse únicamente a la política (especialmente al hablar de organizaciones apolíticas cuando no antipolíticas)

Por poner un ejemplo debiera analizarse el aspecto geográfico: el comportamiento en Madrid, Castilla o Galicia distaba mucho del de la FAI del levante español; durante la guerra las necesidades del frente eran otras que las de la retaguardia y esto influyó sobremanera en las relaciones entre el Frente Popular de uno y otro lado de la linea del conflicto. Mientras en la capital se trataba de convivir con el caudillismo comunista -por miles de razones, casi todas ellas relacionadas con la ayuda soviética- en Barcelona, a solo 10 meses de iniciada la contienda las luchas intestinas destrozaban la cohesión antifascista en los infaustos sucesos de mayo. En Cataluña el anarquismo realizó desde el primer momento el papel protagonista y trató de mantener un equilibrio entre coherencia y hegemonía, en Madrid, aunque al estallido de la guerra eran minoría, el desarrollo ulterior de los acontecimientos fortaleció el movimiento libertario hasta darle el papel preponderante en la lucha, ya que el fuego a sus puertas por un lado y el irresistible ascenso del Partido Comunista por otro imposibilitaban el ejercicio práctico del programa anarcosindicalista, a lo que hay que sumar que la influencia del PCE conllevaba inexorablemente la traslación cada vez mayor de funciones políticas a los agregados rusos.

c28898f7a8253e3e762e10931db7598c.jpg

En 1932 se crea la FAI madrileña que se destacará en dos campos de actuación: por un lado su implicación en la conflictividad social con la patronal y el gobierno y por el otro en el debate de la alianza revolucionaria con UGT y otros actores de izquierda(13) Así como la FAI catalana se nutrió de la ideología de El Productor, en Madrid la intermitencia de El Libertario y la desconfianza hacia Solidaridad Obrera -tras el paso de Peiró por su dirección- la mantenían huérfana de órgano. Allí el núcleo “doctrinal” lo conformaban Mauro Bajatierra, González Inestal, Melchor Rodríguez o Cánovas Cervantes, colaboradores del periódico La Tierra que, a pesar de coincidir con su linea editorial, era observado como prensa extraña por los libertarios, finalmente se asumió como propio al diario CNT con González Mallada a la dirección, uno de los faístas más preeminentes de la capital. Esto apunta a las diferencias recalcadas entre las federaciones regionales y añade trama sobre la que investigar y seguir desarrollando el estudio histórico intensificando el campo de lo social, como indica Julián Vadillo “La FAI daba una imagen heterogénea dependiendo de su influencia en determinadas zonas de España”(14) por lo que debemos desechar cualquier generalización, máxime teniendo en cuenta la enorme complejidad del entramado orgánico: el sindicato, el grupo especifico, el de afinidad, el de defensa confederal, etc… un entramado cuyo estudio a nivel local puede ayudar a acabar con la idea monolítica establecida del “coloso con pies de barro”(15)

Continuará…

Bibliografía y notas.

1- Periodista británico simpatizante de Franco, cit. en Christie, Stuart, ¡Nosotros los anarquistas! Un estudio de la FAI. Univ. De Valencia, 2008 p. 10
2- Christie, Stuart Ob. cit. p. 11
3- Peirats, José, La CNT en la Revolución española Vol II p. 242
4- Brenan, Gerald, El laberinto español. Ruedo ibérico 1965 p. 309
5- Borrás, José. Del Radical Socialismo al Socialismo radical y libertario. Fundación Salvador Seguí, 1998 p. 120
6- Sirvent, Manuel. Un militante del anarquismo español FAL 2011 p. 227
7- Vega, Eulàlia, Anarquismo y sindicalismo. Eds. Universidad de Valencia, 1987  p. 148 y ss.
8- Herrerín, Ángel.La CNT durante el franquismo. Eds. Siglo XXI 2004 p. 5-6
9- Vadillo Muñoz, Julián El anarquismo en el Madrid de la segunda república. Perfil social, estrategias y tácticas. Revista Historia Autónoma, nº 10, 2017 p. 125
10- Carta de Juanel a Juan Gómez Casas, citada en su Historia de la FAI, p. 132
11- García Oliver, Juan El eco de los pasos. Ruedo ibérico 1978 . p. 111
12- Ibidem pp. 116-117
13- Vadillo ob. Cit. p. 117
14- Ibid. op. 137
15- Conversación con Julián Vadillo

Escrito por LuisMi García

Estudioso del anarcosindicalismo y los movimientos obreros y sociales de la España del S. XX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s