A 81 años del comienzo de la revolución social española, merece la pena recordar a Eduardo Medrano Rivas (Madrid, 15 de junio de 1897 – Barcelona, 13 de febrero de 1941), militar, ingeniero y político fusilado al final de la Guerra de España. Representa otro caso de republicano maldito entre casi todas las corrientes ideológicas, un olvidado entre los olvidados: para el franquismo, obviamente; pero también para el republicanismo más burgués o el más centralista, los comunistas, e incluso los sectores más ortodoxos del anarquismo y de la CNT. 

Eduardo Medrano Rivas

Nació en Madrid el seno de una familia numerosa de 9 hermanos y allí completó sus estudios primarios. En septiembre de 1913 ingresó en la Academia de Artillería de Segovia, donde se licenció años después con el grado de teniente, que llevaba asociado por entonces el título de ingeniero industrial. Desde 1916 –quizá antes- trabajó en la Cía. de Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza a y a Alicante, trasladándose después a una oficina de Barcelona, donde se encargará de todas las oficinas de la empresa allí ubicadas.[1]

En 1923 recibió la Cruz de 1ª clase al Mérito Militar con distintivo rojo por su servicio en África durante el año anterior[2]. Comienza una época en que fue habitual encontrarlo en concursos de hípica y de polo. Y en los veranos, visitó la finca isleña de Biniatzar (Bunyola, Mallorca), perteneciente a la familia de María de la Asunción Fuster Miró-Granada, palmesana residente en Barcelona con la que contrajo matrimonio en 1924  y con quien tuvo cinco hijos. Ascendido a capitán, a finales de 1926 pidió el ingreso voluntario en el 7º Regimiento de Artillería Ligera de la IV Región Militar (Cataluña).

En Barcelona, Medrano entró en contacto con círculos federalistas partidarios de la República, y en 1929, causó baja definitiva en el Arma de Artillería.[3]  En diciembre de 1930, apoyó la Sublevación de Jaca: en estrecha colaboración con el Comandante de Artillería Pérez Farrás y con el entonces Secretario del Comité Regional del Trabajo (CNT) de Cataluña, Bernat Pou[4], recorrió diversos cuarteles y visitó a las tropas dispuestas a dirigirse hacia Huesca para obtener su compromiso de no atacar a los sublevados[5].

El 14 de abril de 1931 se alineó con Francesc Macià en su proclamación de la República Catalana como estado integrante de la Federación Ibérica, acudiendo a la Diputación de Barcelona, actual Palau de la Generalitat, para prestarle su apoyo. Al día siguiente el propio Medrano hablará desde el balcón del Ayto. de Barcelona, aconsejando el mantenimiento del orden.[6]

 

medrano y macià
Medrano, a la izquierda, camina junto a Macià en el aeródromo del Prat de Llobregat.

Descontento por los derroteros que fue tomando la nueva República, y por la decisión de Azaña de aceptar a todos los militares y, más en concreto, por la actuación del Capitán General López Ochoa, declarará:

Yo no puedo seguir en el Ejército si he de prestar acatamiento a los jefes que hasta ahora me han estado persiguiendo por republicano, y todos los republicanos que están como yo, harán lo mismo, porque vamos a ser víctimas de sus persecuciones hasta que vuelvan sus armas contra de República.[7]

 Con el nuevo régimen, Medrano pasará a ser capitán de Artillería de la Reserva con paga, acogido a la reforma militar de Azaña de 1931.

 

Como ingeniero, quizá desde tiempos de la dictadura de Primo de Rivera, dirigía la Junta de Inspección dependiente del Consorcio de la Zona Franca de Barcelona que, entre otros asuntos, se encargaba de fiscalizar el servicio de Extracción de Arenas de Barcelona.  Curiosamente, el centenar de obreros que conformaba la plantilla de las playas de Can Tunis, afecto a la CNT, mantuvo un duro conflicto con sus patronos que se prolongó durante meses.[8] En octubre de 1932, el propio Medrano reclamó el pago de salarios “contra el patrono Consorcio de la Zona Franca de Barcelona”, ante el Tribunal industrial.[9] Aun así, no está claro el papel que jugó Medrano en aquellos episodios de lucha sindical; al menos al principio, es probable que no hubiera desarrollado el ideario obrerista que más tarde sí encontraremos en él. En 1935 aún seguía relacionado con el sector, recién elegido Secretario de la Asociación de Empleados del Consorcio de la Zona Franca de Barcelona[10]. Unos meses antes, desde las páginas de Solidaridad Obrera se le llamaba “burócrata de las ubres del Puerto Franco[11].

3-extracciones-de-arenas
Extracción de arena en una playa de Can Tunis. Fuente: rastrosderostros.wordpress.com

El 22 de mayo de 1931 se integró en la dirección del Círculo Republicano Federal del distrito V de Barcelona. En las elecciones a Cortes Constituyentes, en convocatoria parcial[12] de 12 de julio de 1931, se presentó como  representante de la siempre dividida candidatura federal en la circunscripción de Barcelona (capital), a la que también acudía el abogado Antonio Jiménez Jiménez, quien será finalmente elegido con 32.784 votos; Medrano, con 3.439 (5,07%), no obtuvo escaño.

En los años siguientes continuó su periplo entre las distintas sectas del federalismo republicano. El 20 de noviembre de 1932 se presentó como primer candidato de la Alianza de Izquierdas por la circunscripción de Barcelona a las elecciones al Parlamento catalán, pero tampoco resultó elegido.

En abril de 1934, igual que otros republicanos como Crispín Martínez o Eusebio Sánchez, Medrano entró en el Partido Sindicalista (PS) de Ángel Pestaña, siendo elegido –entre otras cosas, por sus dotes de organizador ya mencionadas- Secretario de su primer Comité nacional.[13]

Como muchos otros militantes del PS, fue represaliado a raíz de la Revolución de octubre de 1934. Pero el procesamiento de Medrano, que había sido encerrado en Montjuich el día 12 junto a otros militares, fue dejado sin efecto a finales de año por el juez[14]. Pestaña, Presidente del PS, en octubre ya se había desvinculado de los hechos mediante un artículo aparecido en la prensa a finales de ese mismo mes.[15]A diferencia de los hechos de abril de 1931, es poco probable que, pese a la amistad que le unía a Lluis Companys, apoyara la proclamación del Estado Catalán de la República Federal Española.

Al producirse el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 pidió el reingreso en el Ejército. Parte de su familia se quedó en Mallorca, donde veraneaba.  Intentó por todos los medios traerla a Barcelona, llegando a proponer un intercambio con 3 miembros de la familia Borbón que se habían ofrecido para ello.[16]

Desde el primer momento, el Comité nacional del PS dirigió a sus afiliados durante el asalto al Cuartel del 7º Regimiento de Artillería ligera y Parque y Maestranza de Artillería (Cuartel de San Andrés). Los milicianos y milicianas, junto con la Guardia de Asalto, aprovecharon que la defensa de los cuarteles había sido encomendada a un grupo de requetés y a algunos voluntarios y empezaron su toma. Durante la noche del aquel día 19 muchos de los facciosos huyeron y, al día siguiente, cesó la resistencia. Una vez dentro, los asaltantes se hicieron con  unos 30.000 fusiles  que, más tarde, serán utilizados en el frente de Aragón.

El 23 de julio, fuerzas al mando del capitán Medrano vencieron el último foco de resistencia facciosa y tomaron los cañones del cuartel del 7º Regimiento de Artillería ligera de Mataró,  formando la primera columna de voluntarios de la localidad que marcharon al frente de Aragón[17]. En ella encontramos nombres como Joaquín Cid, Guillermo Zarraluqui, Isaías Ruiz Adalid, Ramón Vallejo, Vicente Linares, Enric Rueda (a) Rodín, Josep Montserrat o Juan Izquierdo[18], que serán conocidos como el grupo Puertaferrisa, nombre tomado de la calle donde tenía la sede la Agrupación barcelonesa del PS.

artillería mataró
Cuartel de Artillería de Mataró.

Medrano se hizo cargo del cuartel tomado.[19] Unos días después, desde el balcón del Ayto. de Mataró, el Alcalde, el teniente coronel Díaz Sandino, Joan Peiró y Medrano se dirigirán a la multitud.[20]

Antes de continuar, conviene tener presente la importante función que ejerció la Unión Militar Republicana Antifascista (UMRA) en Cataluña durante las semanas anteriores al golpe de julio. Nuestro protagonista explicó en una conferencia  que dio en Tarragona al año siguiente, cómo se enteraban de todo lo que sucedía en los regimientos de Cataluña gracias a sus adeptos, por lo que estaban al corriente de los preparativos del alzamiento reaccionario. Así –continúa-, tras la victoria de las izquierdas en febrero, decidieron relevar a los mandos de la Guardia de Asalto para asegurar su fidelidad, lo que contribuyó en gran medida al fracaso de los sublevados en Barcelona en apenas 12 horas. [21]

A ello hay que añadir el progresivo acercamiento de Medrano a los postulados de la CNT desde su incorporación al partido pestañista y, sobre todo –como tantos otros republicanos federales- a partir del comienzo de la guerra. En el citado acto de Tarragona, comenzó su discurso diciendo:

Socialmente, pertenezco a la CNT; políticamente, al Partido Sindicalista. Tomo  parte en este acto como uno de los elementos de la Revolución proletaria.

No es difícil supones, pues, que Medrano debió de encarnar un nodo principalísimo dentro del flujo de información entre los diferentes grupos durante las jornadas gloriosas de julio de 1936.

En la madrugada del 30 de julio partieron hacia el frente de Aragón 3 baterías y fuerzas de Infantería al mando del capitán Medrano. Ocuparon Angüés y Siétamo, haciendo en esta última una gran labor de fortificación. [22]

¡Lo que nos costó entrar en Siétamo! El cura se puso en el campanario con una ametralladora y 5 guardias civiles. ¡Cómo disparaba, con qué rabia nos recibía! Siétamo tardó unos días en caer por la dichosa ametralladora del cura párroco. Hasta que un día voló un avión y se dio cuenta de que iba a ser bombardeado, y aprovechó la noche para huir a Huesca. Al día siguiente pudimos entrar en Siétamo. A ver si lo encuentro en Huesca un día de éstos. Tengo empeño de conocerle de cerca. ¡Caray! No siempre se conoce a un tío tan valiente. (La Vanguardia, 28-8-1936; p.11.)

 

La artillería  participó en el bombardeo de Huesca. Nombrado ayudante del coronel José Villalba, Medrano y su columna tomaron Sta. Eulalia el 7 de agosto[23].

Medrano con Tomás Bergés
El comandante Medrano informa al coronel Villalba de los detalles de la toma de Siétamo (Huesca.) A la izquierda de la imagen, su oficial-ayudante Tomás Bergés, compañero de partido muerto en el campo de exterminio nazi de Rawa-Ruska (Ucrania) en 1943.

A mediados de ese mismo mes, voluntarios del PS salieron de Cataluña para reforzar la columna, entre ellos un núcleo importante de Sta. Coloma de Cervelló.[24] Unos días después, el partido organizó  el grupo Noi del Sucre, que se pondrá a las órdenes del ya comandante en jefe Medrano.[25] En septiembre partió la segunda centuria del grupo, que se dirigió a Siétamo con Vicente Llinares y Francisco Badenes, en representación del Comité ejecutivo y del partido respectivamente.[26]  

En el minuto 2:15 del vídeo se puede ver al camarada Medrano conversando con los milicianos.

 

medrano y companys
El coronel Villalba, Companys y Medrano durante una reunión en la residencia presidencial, el 11 de agosto de 1936. Fuente: portada de La Vanguardia de 12-8-1936.

El 17 de octubre fue nombrado Comisario de Defensa Militar de la Generalitat en Tarragona, cargo responsable de la defensa de la provincia y su litoral, en un intento de centralizar y organizar las órdenes, con los consiguientes recelos producidos entre sectores políticos y sindicales que desconfiaban del estamento militar. Desde entonces comenzaron a llevarse a cabo proyectos de construcción de trincheras, fortificaciones, puestos de vigilancia y baterías de costa por toda la costa tarraconense para el control de playas y puertos. Permanecerá en el cargo hasta marzo del año siguiente.

defensa-3.jpg_820176027

En noviembre da una serie de conferencias en favor de la disciplina en los frentes de guerra con el título Cuatro fases de la guerra ¿Podemos ganar la guerra? Cómo se gana la guerra, que finalmente retransmitieron algunas emisoras catalanas de radio a mediados de mes. El día 5, en el teatro Bartrina de Reus, en un acto presidido por el cenetista Manuel Buenacasa, afirmó:

No he tenido jamás espíritu militar, y mi ferviente deseo es el de terminada la lucha volver a mi fuero civil, con mi profesión de ingeniero, donde he vivido voluntariamente y perfectamente a gusto por espacio de estos cinco años últimos. Pero en mi lugar de hoy sabré cumplir con el deber.[27]

El 6 de diciembre, al crearse el Ejército Popular de Cataluña, se le asignará, con grado de comandante, la 3ª División (Tarragona)[28].

Posteriormente fue ascendido a Mayor de Artillería y fue Jefe de la División 33 (División Medrano) del IV Cuerpo del Ejército –el de Cipriano Mera- hasta casi el final de la guerra[29], centrando la acción en la defensa de las costas, sobre todo la de Tarragona. En mayo de 1938 Mera le hará entrega, en Madrid, de una bandera a la 136 Brigada Mixta por la hazaña en que una sola compañía logró contener y rechazar un ataque, causando un 65% de bajas a 4 batallones enemigos:

Me congratulo de que sea el jefe del cuarto Cuerpo del Ejército el que haga la entrega de esta bandera, porque se trata de un hombre forjado al calor del pueblo, y competente en las cuestiones militares, hasta el punto de que lo considero muy superior a muchos militares de antaño […] En este instante me notifican que el comisario del cuarto Cuerpo del Ejército regala también otra bandera a la 138 Brigada; y me siento más honrado por tener una bandera regalada como premio a las gestas heroicas de cada una de las Brigadas que a mi División pertenecen. Una División catalana para defender Castilla… [30]

 

En octubre se repetirá el acto, esta vez para hacer la entrega al 543 Batallón de la 136 BM.[31] El 21 de diciembre de 1938 el propio Medrano fue condecorado, por sus heridas de guerra, con la Medalla de Sufrimientos por la Patria. El año anterior había sido operado del pie izquierdo por unas heridas sufridas en el frente de Aragón al comienzo de la guerra.

Durante el golpe de Casado  fue asignado a la sección de Propaganda del Consejo nacional de Defensa, siendo sustituido por José Luzón en la 33 División.[32]

En 1940 se entregó a las tropas fascistas que ocuparon Tánger. Tras una espera incierta, preso en Barcelona, el 11 de febrero de 1941 fue condenado a muerte en consejo de guerra sumarísimo en el castillo de Montjuïch por delito de rebelión militar. Su abogado intentó rebajar la pena en uno o dos grados por considerar que se trataba de ayuda a la rebelión militar. [33] Fue fusilado en la madrugada del 13 de febrero de 1941, probablemente en el mismo castillo o en sus inmediaciones.

Eduardo Medrano estrenó una obra de teatro en el Tívoli de Barcelona durante la guerra (28-4-1937): una comedia en tres actos, de marcado carácter autobiográfico, titulada Un mal menor. Tras el argumento de la historia de amor entre Guillermo –trasunto de Medrano-, un chico que entra a trabajar en las caballerizas de una casa aristocrática, y Mercedes, una señorita millonaria hija del dueño de la casa, laten temas  como la superioridad moral propia del hombre y no de su status social, y la regulación o limitación de la natalidad. La buena educación de Guillermo, sus modales,  su conversación, sus aficiones (es un perfecto jinete y juega al polo como el más aristocrático campeón) contrastan con la posición social que ocupa. En la entraña de la obra palpitan, además, complejas inquietudes éticas y sociales; un grito de rebeldía contra la injusticia, la vanidad y el prejuicio.[34]

medrno
Abajo, tercero por la izquierda.

 

 

Foto de portada: El comandante Medrano durante la batalla de Siétamo.

 

Vía https://partidosindicalista.wordpress.com/

 

Bibliografía:

– Alpert, Michael (2007): El ejército popular de la República, 1936-1939. Crítica, Barcelona.

– Archilla Navarro, Àngel P. (2010): “Un nom, una imatge, una vida Eduardo Medrano Rivas”; en 25 aniversari de la biblioteca hemeroteca de Tarragona. Ed. Arola Editors i Ajuntament de Tarragona.

– Engel, Carlos (1999). Historia de Las Brigadas Mixtas Del Ejército Popular de la República. Almena Ediciones, Madrid.

– González Huix, Francisco J. (1995): El Puerto y la mar de Tarragona durante la Guerra Civil 1936-1939. Institut d’Estudis Tarraconenses Ramon Berenguer IV, Diputació de Tarragona;

– López Sánchez, Pere (2013): Rastros de rostros en un prado rojo (y negro) Las Casas Baratas de Can Tunis en la revolución social de los años treinta. Virus ed., Barcelona.

– Mera, Cipriano (2006): Guerra, exilio y cárcel de un anarcosindicalista. Confederación Sindical Solidaridad Obrera y LaMalatesta, Madrid.

– Molas,  Isidre (1999): El partit “Extrema Izquierda Federal”. UAB, Institut de Ciències Polítiques i Socials, Barcelona.

– Peiró, Josep (2000): La vida ejemplar y la muerte heroica de Juan Peiró Belis. Inédita

– Santos, María-Cruz (2003): Ángel Pestaña “Caballero de la Triste Figura”; Editorial Académica Española, Saarbrücken, Alemania.

 

Citas:
[1] Anuario de Ferrocarriles, 1920; p. 95.
[2] “Noticias militares”; en La Vanguardia, 12-7-1923, Barcelona; p. 4.
[3] “Reales Órdenes. Secretaría. Artillería”; en Diario Oficial del Ministerio del Ejército, 29-6-1929, tomo II; p. 868.
[4] A Pou y a Jaume R. Magrinyà, también cenetista del CRTC, Medrano les hizo entrega de 15000 pesetas procedentes del Comité revolucionario de Madrid, 10000 de las cuales se invirtieron en la compra de armas. Vid. “Cómo fué invertido el dinero entregado al Comité revolucionario de Cataluña”; en La Tierra, 28-9-1931, Madrid; p. 1.
[5] “Cómo pudieron salvarse las vidas de Galán y Hernández”; en La Tierra, 28-9-1931, Madrid; p. 4.
[6] “Aconsejando el mantenimiento del orden”; en La Vanguardia, 15-4-1931, Barcelona; p. 7.
[7] “Hablando con los jefes militares que dirigen las operaciones en el frente aragonés”; en La Vanguardia, 28-8-1936, Barcelona; pp. 10 y 11.
[8] López Sánchez, Pere (2013): Rastros de rostros en un prado rojo (y negro) Las Casas Baratas de Can Tunis en la revolución social de los años treinta. Virus ed., Barcelona; pp. 129 y 130.
[9] Señalamiento 990. En “Tribunal industrial”; La Vanguardia, 19-10-1932, Barcelona; p.7.
[10] “Vida Corporativa”; en La Vanguardia, 23-5-1935, Barcelona; p.8.
[11] “Fichas políticas. Del Partido Sindicalista Nacional”; en Solidaridad Obrera, 16-1-1935, Barcelona; p.2.
[12] Elección parcial de 12 de julio de 1931 por no haber alcanzado anteriormente los candidatos votación superior al 20% del número de votantes.
[13] “Partido Sindicalista”; en Tierra y Libertad, 21-4-1934, Barcelona; p. 2.
[14] “Créese que el Sr. Badia ha psado la frontera y se encuentra en Toulouse. Los militares detenido en Montjuich”; en La Tierra, 20-4-1934, Madrid; p.3.
[15] Pestaña, Ángel: “De actualidad. Fijando posiciones”; en La Libertad, 25-10-1934, Madrid; p. 1.
[16] Archilla Navarro, Àngel P. (2010): “Un nom, una imatge, una vida Eduardo Medrano Rivas”; en 25 aniversari de la biblioteca hemeroteca de Tarragona. Ed. Arola Editors i Ajuntament de Tarragona; p. 25.
[17] Peiró, Josep (2000): La vida ejemplar y la muerte heroica de Juan Peiró Belis. Inédita; p.196.
[18] “El Partido Sindicalista en el frente”; La Vanguardia, Barcelona, 13-9-1936; p.2.
[19] “El capitán Medrano se hace cargo de un cuartel”; en La Vanguardia, 25-7-1936, Barcelona; p. 6.
[20] “Discurso del teniente coronel Díaz Sandino”; en La Vanguardia, 28-7-1936, Barcelona; p. 8.
[21] “Texto taquigráfico de la conferencia pronunciada por el capitán Eduardo Medrano anteayer en nuestra ciudad”; en Llibertat, 2-2-1937, Tarragona; p.3. Extraído de Archilla Navarro, Àngel P. (2010): “Un nom, una imatge, una vida Eduardo Medrano Rivas”; en 25 aniversari de la biblioteca hemeroteca de Tarragona. Ed. Arola Editors i Ajuntament de Tarragona; p. 24.
[22] “La columna del capitán Medrano sigue avanzando”; La Vanguardia, 31-7-1936, Barcelona; p.12.
[23] “Próxima ocupación de Huesca”; La Vanguardia, 7-8-1936, Barcelona; p.13.
[24] “Milicianos para el frente”; La Vanguardia, 18-8-1936, Barcelona; p.3.
[25] “El partido sindicalista organiza el grupo Noi del Sucre”; en La Vanguardia, 20-8-1936, Barcelona; pp. 2 y 3.
[26] “La segunda centuria del grupo Noi del Sucre”; en La Vanguardia, 29-9-1936, Barcelona; p. 4.
[27] “Una conferencia del capitán Eduardo Medrano, en Reus”; en Solidaridad Obrera, 12-11-1936, Barcelona; p.4.
[28] Alpert, Michael (2007): El ejército popular de la República, 1936-1939. Crítica, Barcelona; p. 86.
[29] Engel, Carlos (1999). Historia de Las Brigadas Mixtas Del Ejército Popular de la República. Almena Ediciones, Madrid; pág. 214. Parece que hay una errata, pues fecha el cese de Medrano al frente de la 33 División en marzo de 1938.
[30] “En Madrid, se celebra la entrega de una bandera a las 136 brigada mixta de la 33 División”; en La Vanguardia, 25-5-1938, Barcelona; p.4.
[31] ”Promesa de bandera”; en La Vanguardia, 20-10-1938, Barcelona; p.5.
[32] Mera, C (2006): Guerra, exilio y cárcel de un anarcosindicalista. Confederación Sindical Solidaridad Obrera y LaMalatesta, Madrid; p. 310. Mera se confunde al asignar a Medrano al Arma de Infantería.
[33] “Consejo de guerra contra el ex capitán Medrano”; en La Vanguardia, 11-2-1941, Barcelona; p. 7.
[34] “Teatro Tívoli. Un mal menor, comedia, en 3 actos, original del comandante Medrano””; en La Vanguardia, 30-04-1937, Barcelona; p.2.

Escrito por Sergio Giménez

Ldo. en Historia y estudiante de Trabajo Social. Interesado en federalismo, treintismo y el Partido Sindicalista de Ángel Pestaña. También en historia local balear.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s