Biografías Historia del Arte Literatura

“El desertor”, la canción insurreccional de Boris Vian

Boris Vian (1920-1959) de carácter y vocación inconformista, provocadora, surrealista, polímata y anarquizante fue novelista, cuentista, dramaturgo, actor, poeta, músico de jazz, crítico musical, cantautor, pintor, dibujante, ingeniero, guionista, periodista, traductor, asiduo tertuliano en los cafés de Saint-Germain (el Café des Deux Magots y el Café de Flore), organizador de bacanales y enfermo del corazón. Era un artista bohemio, especializado en escandalizar al burgués medio francés.

Utilizó numerosos heterónimos, como Vernon SullivanBoriso Viana, o los anagramas Baron VisiBrisavionNavis Orbi o Bison Ravi, entre otros. Escribió teatro, letra y música de canciones, una ópera, cuentos y novelas. Tanto sus diez novelas como sus actuaciones jazzísticas con la trompeta fueron muy admiradas.

Fue un estudiante excepcional, aunque sus intereses giraban en torno al jazz y las fiestas. A los veinte años, participó en una orquesta amateur de jazz junto a sus hermanos, que interpretab principalmente obras de autores estadounidenses.

En 1941, se casó con Michelle Léglise-Vian (1920-2017), con quien tuvo dos hijos, Patrick Vian (1942- ) y Carole Vian (1948-1998).

Obtuvo el título de ingeniero en 1942, y un año después escribió sus primeras novelas: Trouble dans les Andains y Vercoquin y el plancton. En esta última se reflejaban algunas de sus actividades personales, especialmente el de la organización de bacanales, bautizadas como surprise parties.

En los años siguientes, multiplicó sus intereses. Además de novelas, comenzó a escribir cuentos, algunos publicados en la revista Les Temps Modernes, dirigida por Sartre, donde también escribió crónicas y críticas sociales. En el periódico Combat, dirigido por Camus, abordó la crítica musical de jazz. En 1946, publicó dos novelas: La espuma de los días y El otoño en Pekín. Ese mismo año publicó, además, su primera novela negra: Escupiré sobre vuestras tumbas (J’irai cracher sur vos tombes), firmada con el heterónimo de Vernon Sullivan, supuesto escritor negro estadounidense, aunque su nombre real figuraba como traductor de la obra. Sus siguientes novelas negras fueron censuradas por su desenfrenado uso de violencia y sexo, consiguiendo así mayor notoriedad y ventas. Tras años de procesos judiciales contra el supuesto autor y su editor, Boris Vian tuvo que reconocer su autoría y fue condenado a pagar una multa de cien mil francos por «ultraje a las buenas costumbres». Mientras tanto, había escrito otras tres novelas negras, publicadas con dicho heterónimo: Todos los muertos tienen la misma piel (Les morts ont tous la même peau), Que se mueran los feos (Et on tuera tous les affreux) y Con las mujeres no hay manera (Elles se rendent pas compte).

La crítica se mostró molesta y ofendida por la impostura de Boris Vian, y a partir de ese momento recibió numerosos ataques y desacreditaciones sin fin, no sólo de las novelas firmadas como Vernon Sullivan, sino de toda su obra.

Además de frecuentar a la intelectualidad existencialista, enseñoreada en aquellos tiempos del barrio de Saint-Germain-des-Prés actuó como guía y presentador de los grandes del jazz, como Duke Ellington, Miles Davis y Charlie Parker.

Miles Davis y Boris Vian. Años ’50. Fuente: El País

Abandonó su profesión de ingeniero y se dedicó a traducir novelas negras (esta vez de autores reales) y a dar conferencias sobre temas diversos, entre otras múltiples actividades. En 1950, publicó La hierba roja, de carácter autobiográfico; una de sus mejores novelas.

Luego sobrevinieron varios fracasos literarios, sobre todo con la publicación de El Arrancacorazones. Boris Vian abandonó entonces la narrativa y se dedicó a otras artes: compuso una ópera (El caballero de las nieves) y varias canciones, con las que llegó a grabar un disco y a organizar una gira. Una de sus canciones volvió a provocar el rechazo de la crítica y el escándalo público: “El desertor”. Esa canción instigaba a no cumplir con el servicio militar, en un momento en el que el Estado francés había iniciado guerras coloniales en Argelia e Indochina.

En 1952 se divorció y en 1954 se casó con Úrsula Vian Kübler.

El 11 de mayo de 1953 (o 22 de Palotin de 80), el Colegio de Patafísica le nombró «Sátrapa Trascendente». Asimismo, adquirió en esa misma fecha la condición de «Promotor Insigne» de la Orden de la Gran Gidouille.

En 1955, inició una nueva actividad como asesor en la discográfica Philips y responsable del catálogo de jazz. Poco después fue nombrado director artístico de la compañía. Al año siguiente, actuó en varios films, uno de las cuales ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes. Su salud empeoró gravemente, por lo que se vio obligado a guardar períodos de largo reposo, aunque nunca dejó de elaborar canciones e intervenir como actor en varios films.

Boris Vian vendió los derechos de su novela Escupiré sobre vuestras tumbas para hacer un film. Aunque al principio se encargó del guion, las violentas controversias con la productora, el director y el guionista, hicieron que Vian quedara fuera del proyecto. Asistió de incógnito al preestreno del film, acompañado de varios amigos. Falleció de un infarto fulminante durante la proyección del film. ​

El desertor

Señor Presidente

Le escribo una carta

Que quizás leerá

Cuando tenga tiempo

Acabo de recibir

Mis papeles militares

Para ir a la guerra

Antes del miércoles por la noche.

Señor Presidente

No quiero hacerlo

No nací para eso

Para matar a la pobre gente

No quiero que se enfade

Pero debo decirle

Que he tomado mi decisión

Voy a desertar

Desde que nací

He visto morir a mi padre

He visto marchar a mis hermanos

Y llorar a mis hijos

Cómo ha sufrido mi madre

Ya está en su tumba

Y se burla de las bombas

Y se ríe de los versos

Cuando estaba encarcelado

Me han robado mi mujer

Me han robado el alma

Y mi querido pasado

Mañana, muy temprano,

Cerraré la puerta en las narices

de los años muertos

Y me lanzaré a los caminos

Mendigaré mi vida

Por las carreteras de Francia

De Bretaña hasta Provenza

Y le diré a la gente

Que no obedezca

Que no lo haga

No vayáis a la guerra

Negaos a partir. Negaos a hacerlo

Si hay que derramar la sangre

Que ellos den la suya

Usted es buen apóstol

Señor Presidente

Si me persigue

Avise a sus gendarmes

Que voy armado

Y que sé disparar

LE DÉSERTEUR

Monsieur le Président

Je vous fais une lettre

Que vous lirez peut-être

Si vous avez le temps

Je viens de recevoir

Mes papiers militaires

Pour partir à la guerre

Avant mercredi soir

Monsieur le Président

Je ne veux pas la faire

Je ne suis pas sur terre

Pour tuer des pauvres gens

C’est pas pour vous fâcher

Il faut que je vous dise

Ma décision est prise

Je m’en vais déserter

Depuis que je suis né

J’ai vu mourir mon père

J’ai vu partir mes frères

Et pleurer mes enfants

Ma mère a tant souffert

Elle est dedans sa tombe

Et se moque des bombes

Et se moque des vers

Quand j’étais prisonnier

On m’a volé ma femme

On m’a volé mon âme

Et tout mon cher passé

Demain de bon matin

Je fermerai la porte

Au nez des années mortes

J’irai sur les chemins

Je mendierai ma vie

Sur les routes de France

De Bretagne en Provence

Et je dirai aux gens:

Refusez d’obéir

Refusez de la faire

N’allez pas à la guerre

Refusez de partir

S’il faut donner son sang

Allez donner le vôtre

Vous êtes bon apôtre

Monsieur le Président

Si vous me poursuivez

Prévenez vos gendarmes

que je porte des armes

et que je sais tirer.

Los dos últimos versos en versión pacifista :

que je n’aurai pas d’armes
et qu’ils pourront tirer


Cronología esencial:

7 mayo 1954: La canción “El desertor” fue registrada en disco el mismo día de la derrota francesa en DienBienPhu.

1 de noviembre de 1954: inicio de la Guerra de Argelia.

5 de julio de 1962: Independencia de Argelia

La canción de “El desertor” fue prohibida hasta 1962.

Marcel Mouloudji, amigo de Boris Vian, propuso estos cambios para burlar la censura:

Monsieur le Président : «Messieurs qu´on nom grands!»

Ma décision est prise, je m´en vais déserter: «les guerres sont de bêtises, le monde en a assez»

Y los dos últimos versos, que convertían una canción insurreccional en una canción pacifista.

Donde la versión original decía:

Que voy armado

Y que sé disparar

La versión pacifista decía:

Iré desarmado

Y me podrán disparar

La versión no censurada puede oírse en la rasgada voz de Marc Robine, aquí:

La versión castrada y dulcificada puede escucharse interpretada por Joan Baez, aquí:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: