Historia de España Imperialismo

El informe Picasso. Alfonso XIII y el golpe de 1923

Alfonso-XIII_1886-1941_CarlosVazquezUbeda.jpg

El papel de Alfonso XIII en el desencadenamiento de la mayor derrota colonial sufrida por España en Marruecos deterioró gravemente la imagen del soberano que ya no era positiva. Su postura en el conflicto entre junteros y africanistas había mermado su autoridad. Según Pablo La Porte, al parecer, el monarca prometió a los representantes de las Comisiones Informativas (antiguas Juntas de Defensa Militar) que dilataría todo lo posible su disolución (iniciada en enero de 1922) . A lo largo del proceso de responsabilidades políticas iniciado para esclarecer las causas del desastre, su figura salió en numerosas ocasiones maltrecha y malparada de un debate parlamentario que, por primera vez en muchos años, cautivó la atención de la opinión pública. El rey sufrió acusaciones por parte de la minoría socialista en el Parlamento20.

Xavier Casals subraya el trato íntimo del rey con el general Fernández Silvestre el cual tenía el apoyo del soberano para sus planes en la bahía de Alhucemas, que terminaron con la catástrofe de Annual. Fernández Silvestre era popular y “campechano” como el mismo rey, permitía que la tropa le tutease y los oficiales próximos a él eran conocidos como “los manolos”. En julio de 1921, Alfonso XIII envió un telegrama a Silvestre incitándole a llegar hasta Alhucemas, del cual no se ha encontrado el original: “Olé, los hombres, el 25 (25 de julio Santiago Apóstol, patrón de España) te espero”, aunque según otros historiadores, como Luis Carlos Rejón, habría dicho: “Ole tus cojones”.21

Alfonso XIII era apodado “el Africano”, ya que su vinculación con Marruecos se inició al mismo tiempo que su reinado. Apenas dos años después de la Semana Trágica del 1909 y acompañado de la reina Victoria, visitó por primera vez la zona asignada a España. Haciendo ver, en sus discursos, que dicha visita obedecía a su deseo personal de promover la colonización marroquí tanto como a sus obligaciones representativas. Pablo La Porte recalca, además, que el interés del monarca en los progresos de la colonización venía frecuentemente acompañado por iniciativas y sugerencias que no correspondían a sus competencias reales.22

El 18 de abril de 1922, el general Picasso hizo entrega de su informe a Sánchez Guerra, el cual en contra de la opinión de de la Cierva y del rey, lo remitió al Congreso. Allí se designaron varias comisiones parlamentarias para depurar responsabilidades al más alto nivel, entre las que se incluían las del propio rey. Éste, meses después, pronunció un discurso en Barcelona, el 7 de junio del mismo año, en el que evidenció el malestar que le ocasionaba la investigación. 23

La guerra colonial hizo que se cargaran al Ejército culpas que eran de todos y que eran el producto de muchos errores-Pero el Ejército, comprendiendo la magnitud del desastre, bajó la cabeza dando pruebas de disciplina y de amor a la Patria (…). Cuando se nos trae o se nos lleva, cuando se nos cree capaces de adoptar tal o cual actitud, se nos ofende a todos, pero todos tenemos la culpa, y yo el primero, por no haber cumplido nuestro deber protestando contra esas insinuaciones. Yo os ruego que os acordéis siempre de que no tenéis más compromiso que el juramento prestado a vuestra Patria y a vuestro Rey.

El 3 de noviembre de 1922 el ministro de la Guerra, Sánchez Guerra, remitió al presidente del Congreso una relación de testimonios deducidos del expediente y una serie de documentos y telegramas considerados de interés que se completó con la remisión de siete documentos más . Durante ese mes hubo duros y grave debates en el Congreso sobre el desastre produciéndose filtraciones a la prensa que exaltaban los ánimos de la opinión pública pues se barajaban cifras de hasta 14.000 muertos.24

El 28 de noviembre de 1922, se emitió por parte de una comisión senatorial el temido dictamen favorable a la concesión del suplicatorio del general Berenguer lo cual constituyó un duro golpe para la casta militar. El debate parlamentario, sin embargo, no se inició en el pleno del Senado hasta junio de 1923, bajo el gobierno del liberal Manuel García Prieto, el último civil presidente del gobierno hasta 1931.25

En el Congreso, por otra parte, el 10 de julio de 1923 se constituyó una segunda comisión de responsabilidades, la de los “Veintiuno”. Los liberales ya no defendían su dictamen anterior (el de la inhabilitación de tres cargos públicos), sino que entendían que para congratularse con la opinión necesitaban una indagación más amplia y que los trabajos de la comisión no se limitasen al estudio del expediente. Un mes después, Berenguer tuvo que declarar ante la misma. Otros testigos lo hicieron a lo largo del verano. Pero, sin llegar a un acuerdo, la comisión decidió convocar al pleno para el 1 de octubre momento en el que los 21 expondrían sus conclusiones y en que aquel efectuaría una votación general. Un pleno que nunca llegaría a reunirse.26

En los días inmediatamente anteriores al golpe militar, la crisis del régimen se hacía cada vez más evidente y una muestra de ello es lo que decía el diputado por Madrid del PSOE, Manuel Cordero, en El Socialista del 9 de septiembre:

La Monarquía encendió esta guerra para entretener y sostener un ejército superior a nuestras posibilidades económicas , por si llegaban momentos difíciles para ella poder volverlo contra el pueblo (…) Y la guerra de África, que es la ruina material de España, se sostiene nada más que por no declarar a la Monarquía fracasada y por no saber dónde colocar a los militares que sobran.

Cordero, además, ponía en la picota a Alfonso XIII:27

Hay que exigir responsabilidad, más que nadie, a la Monarquía; hay que insistir en obligar a los Gobiernos a abandonar Marruecos. O se abandona Marruecos, o España se disuelve.

Que Alfonso XIII sea el último Borbón que domine en España ¿qué importa? Esta sería, además, nuestra satisfacción. Siendo socialistas hemos de ser encarnizados enemigos de la Monarquía. Que se hunda la Monarquía en medio del ridículo y las risotadas de buen humor nos tiene completamente sin cuidado, pero que se lleve tras de sí en la catástrofe la vida del país, dejándole impotente para poder caminar, es cosa muy seria que no debe aguantar el pueblo español.

El mismo día del golpe, el 13 de septiembre, el presidente de la Comisión, Mateo Sagasta Echevarría, fue al Congreso a rescatar el Expediente Picasso, convencido de que el general Primo de Rivera quería destruirlo. Lo depositó en la Escuela Especial de Ingenieros Agrónomos de la que era director y profesor, a la vez que confiaba su custodia a Enrique Jiménez Girón, profesor de la Escuela. Allí permaneció hasta el advenimiento de la República y el propio Mateo Sagasta devolvió el informe al Congreso en 1931, donde finalmente permaneció olvidado. Fue encontrado en septiembre de 1998 parte del mismo en el Archivo de la Cámara baja.28

La Dictadura se convierte respecto al desastre en lo que, Josefina Cuesta, califica como “una máquina de olvido institucionalizado”. Paraliza la Comisión de responsabilidades y apuesta por la impunidad del Ejército, que se materializa en las amnistías que desde febrero de 1924 se conceden a Navarro, Cavalcanti, Araújo, Berenguer, Lacanal y Tuero.29

Alfonso XIII sería finalmente condenado y procesado “in absentia” el 20 de noviembre de 1931 por el Congreso de los Diputados por su responsabilidad en los hechos.30

A modo de conclusión, la mayoría de historiadores no consideran que el Expediente Picasso fuese el detonante del golpe de Estado de Miguel Primo de Rivera del 13 de septiembre de 1923. Diversos factores influyeron en el ánimo de los sublevados como el desorden público, las reivindicaciones catalanistas, el descrédito de la clase política, la merma de la popularidad de la monarquía, entre otros. Dicho esto, muchos militares y Alfonso XIII veían con indignación y resentimiento, en el caso de los uniformados, cómo se ponía en cuestión su actuación el Marruecos y temían sufrir las consecuencias de la depuración de responsabilidades. En cuanto al papel del monarca, si bien no se ha podido probar que hubiera organizado la asonada, en ningún momento se opuso a ella, más bien todo lo contrario, beneficiándose de la capa de silencio que extendió sobre los hechos investigados por Picasso.

Notas al pie

1“Los jefes del movimiento militar”. A: ABC, 14-IX-1923, (en línia). Disponible en :http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1923/09/14/001.html
2“Elecciones generales de España de 1923 ”. En:Wikipedia. La Enciclopedia libre. (en línea) (consulta 27/02/17).Disponible en:https://es.wikipedia.org/wiki/Elecciones_generales_de_Espa%C3%B1a_de_1923
3 Texto 9 PAU. Manifiesto de Miguel Primo de Rivera. En: Un poco de Historia… y un poco de todo (en línea). Disponible en:http://unpocodehistoria.es.tl/Texto-9-PAU-.–Manifiesto-de-Miguel-Primo-de-Rivera.htm
4“Directorio militar de Primo de Rivera”. En: Wikipedia. La enciclopedia libre (en línea) (consulta 01/03/17). Disponible en:https://es.wikipedia.org/wiki/Directorio_militar_de_Primo_de_Rivera
5 Alfonso Iglesias Amorín “El Expediente Picasso.: la memoria de un inusual ejercicio de memoria”. En: La memoria de las Guerras de Marruecos en España (1859-1936).Universidade de Santiago de Compostela, p1 (en línea) Disponible en:https://minerva.usc.es/xmlui/handle/10347/12057
6 Enrique Cerro Aguilar ”El desastre”. En: Camino de Annual. Albacete y el desastre de 1921. Instituto de Estudios Albacetenses “Don Juan Manuel” de la Excma Diputación de Albacete . Serie 1.Estudios, núm 174, Albacete, 2007. p.24.
7 Arturo del Villar”La culpa del rey” En: Unidad Cívica por la República. (en línea) Disponible en:http://unidadcivicaporlarepublica.es/index.php/monarquia/casa-irreal/5489-la-culpa-del-rey
8 Ibidem,p.26,
9 Antonio Sánchez “El general Picasso y la dictadura de Primo de Rivera” En: De Wad-Ras a Alhucemas.50 años de drama colonial en Marruecos. Madrid: Creaciones Vincent Gabrielle, 2012, p.225.
10 Xavier Casals “Annual 1921:la derrota més incòmoda”. A: Ara 16/08/2011 (en línea) (consulta 03/03/17).Disponible en:http://www.ara.cat/opinio/Annual-derrota-mes-incomoda_0_536946331.html
11 Pablo La Porte “Marruecos y la crisis de la Restauración 1917-1923”. En: Ayer, núm 63, 2006, p.63 (en línea) .Disponible en:https://www.ahistcon.org/PDF/numeros/ayer63_CrisisRegimenLiberal1917_1923_Barrio.pdf
12 Antonio Sánchez “Las Juntas de Defensa: los ascensos por mérito de guerra en el ojo del huracán”. En: De Wad-Ras a Alhucemas. 50 años de drama colonial en Marruecos. Madrid: Creaciones Vincent Gabrielle, 2012, p.132.
13Benigno Fiscer “Muerte en Marruecos. La increíble historia de Benigno Fiscer”. En: Historia de Iberia Vieja, núm141.
14Pablo La Porte “Marruecos y la crisis de la Restauración 1917-1923”. A: Ayer, núm 63, 2006, p.64, (en línea).Disponible en:https://www.ahistcon.org/PDF/numeros/ayer63_CrisisRegimenLiberal1917_1923_Barrio.pdf
15Antonio Sánchez “El desembarco de Alhucemas y el fin de la guerra del Rif”. En: De Wad-Ras a Alhucemas.50años de drama colonial en Marruecos. Madrid: Creaciones Vincent Gabrielle, 2012, p.226.
16 Enrique Cerro Aguilar “Las consecuencias de Annual”. En: Camino de Annual. Albacete y el Desastre de 1921. Instituto de Estudios Albacetenses “Don Juan Manuel” de Excma Diputación de Albacete.Serie 1.Estudios, núm 174, Albacete, 2007, p.30.
17Rafael Vidal Delgado “Consecuencias político-militares de de Annual.Del expediente Picasso al golpede Primo de Rivera”. En: Foro para la paz en el Mediterráneo. Universidad de Málaga.pp.30-32 (en línea).Disponible en : http://www.uma.es/foroparalapazenelmediterraneo/wp-content/uploads/2016/10/110721-Consecuencias-de-Annual-Transparencias.pdf
18 Alfonso Iglesias Amorín “El Expediente Picasso: la memoria de un inusual de un ejercicio de memoria”.En. La Memoria de las Guerras de Marruecos en España (1859-1936). Universidade de Santiago de Compostela, p.3 (en línea)Disponible en:https://minerva.usc.es/xmlui/handle/10347/12057?show=full
19Indalecio Prieto “Notas del block” (25-IX-1921) en : Crónicas de guerra, Melilla, 1921. Málaga: Algazara yUNED-Melilla,, 2001, p.90.(Citado por Alfonso Iglesias Amorín).
20Pablo La Porte “Marruecos y la crisis de la Restauración 1917-1923”, En: Ayer, núm 63,2006, p.58.(en línea).Disponible en:https://www.ahistcon.org/PDF/numeros/ayer63_CrisisRegimenLiberal1917_1923_Barrio.pdf
21Xavier Casals “La derrota més incòmoda”. A: Ara 16/08/2011 (en línea) Disponible en:http://www.ara.cat/opinio/Annual-derrota-mes-incomoda_0_536946331.html
22Pablo La Porte “Marruecos y la crisis de la Restauración, 1917-1923”. En. Ayer, núm 63, 2006. p.57 (en línea)Disponible en:https://www.ahistcon.org/PDF/numeros/ayer63_CrisisRegimenLiberal1917_1923_Barrio.pdf
23“Importante discurso del rey en Barcelona”.En: ABC, 08/06/1922 ,p.8. (en línea) Disponible en.http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1922/06/08/007.html
24Urbano Álvarez Merino “El General Picasso: Un ejemplo de lealtad institucional”. A: Hay derecho (en línea)Disponible en:http://hayderecho.com/2014/08/06/el-general-picasso-un-ejemplo-de-lealtad-institucional/
25María Gájate Bajo “.El pleito de las responsabilidades en la gran prensa (1921-1923)”. En. Revista Universitariade Historia Militar (RUHM), núm 3, vol.2, 2013, p.135. (en línea). Disponible en:http://ruhm.es/index.php/RUHM/article/viewFile/89/79
26Ibidem,p.136.
27Manuel Cordero “!Abajo la guerra! ! Hay que hacer efectivas las responsabilidades!”.En. El Socialista,9-IX-1923.
28Urbano Álvarez Merino “El General Picasso: Un ejemplo de lelatad institucional”. En: Hay derecho (en línea).Disponible en:http://hayderecho.com/2014/08/06/el-general-picasso-un-ejemplo-de-lealtad-institucional/
29Alfonso Iglesias Amorín “El Expediente Picasso: la memoria de un inusual ejercicio de memoria”.En. La Memoria de las Guerras de Marruecos en España (1859-1936). Universidade de Santiago de Compostela. (en línea)Disponible en:https://minerva.usc.es/xmlui/handle/10347/12057
30Urbano Álvarez Marino “El General Picasso: Un ejemplo de laelatad institucional”.En . Hay derecho (en línea).Disponible en:http://hayderecho.com/2014/08/06/el-general-picasso-un-ejemplo-de-lealtad-institucional/

Fuentes Consultadas

BIBLIOGRAFÍA
Álvarez Merino, Urbano “El General Picasso. Un ejemplo de lealtad institucional”.En: Hay derecho
Casals, Xavier “Annual, 1921, la derrota más incómoda”.En : Ara 16/08/2011.
Cerro Aguilar, Enrique “Las consecuencias de Annual”.En. Camino de Annual.Albacete y el Desastre de 1921. Instituto de Es detudios Albacetenses “Don Juan Manuel”de Excma Diputación de Albacete. Serie 1.Estudios, núm 174, Albacete, 2007, p.30.
Cordero, Manuel “!Abajo la Guerra! Hay que hacer efectivas las responsabilidades”. En: El Socialista, 9-IX-1923.
Gájate Bajo, María “El pleito de las responsabilidades en la gran prensa (1921-1923)”. En: Revista Universitaria de Historia Militar (RUHM), núm 3, vol.2, 2013, p.135.
Fiscer, Benigno “Muerte en Marruecos. La increíble historia de Benigno Fiscer”.En : Historia de Iberia Vieja , núm 141.
Iglesias Amorín, Alfonso “El Expediente Picasso: la memoria de un inusual ejercicio de memoria”.En: La Memoria de las Guerras de Marruecos en España (1859-1936). Universidade de Santiago de Compostela, p.3.
La Porte, Pablo “Marruecos y la crisis de la Restauración 1917-1923”.En: Ayer, núm 63, 2006,p.58.
Sánchez, Antonio “Las Juntas de Defensa: los ascensos por mérito de guerra en el ojo del huracán”. En: De Wad-Ras a Alhucemas.50 años de drama colonial en Marruecos.Madrid: Creaciones Vincent Gabrielle, 2012, p.132.
Vidal Delgado,Rafael “Consecuencias político-militares de Annual. Del expediente Picasso al golpe de Primo de Rivera”. En : Foro para la paz en el Mediterráneo. Universidad de Málaga. pp.32.33
Villar (del). Arturo “La culpa del rey”,En: Unidad Cívica por la República.
WEBGRAFÍA
Los jefes del movimiento militar”. A: ABC, 14-IX-1923, (en línia). Disponible en :
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1923/09/14/001.html
Elecciones generales de España de 1923 ”. En:Wikipedia. La Enciclopedia libre. (en línea) (consulta 27/02/17).Disponible en:
https://es.wikipedia.org/wiki/Elecciones_generales_de_Espa%C3%B1a_de_1923
Texto 9 PAU. Manifiesto de Miguel Primo de Rivera. En: Un poco de Historia… y un poco de todo (en línea). Disponible en:
http://unpocodehistoria.es.tl/Texto-9-PAU-.–Manifiesto-de-Miguel-Primo-de-Rivera.htm

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.